Siempre es refrescante escuchar esa canción que tanto te gusta con una voz y un ritmo distintos al original, diferentes, pero que le quedan bien y le dan un toque especial. ¡A veces incluso nos engancha más que la primigenia!

Esto es el fenómeno de las covers: artistas poco conocidos y apasionados de la música hacen su propia versión sus canciones favoritas, o de aquellas más populares en el momento, creando una pieza nueva con su voz o sus instrumentos. Podemos encontrar incontables covers en las plataformas de música en streaming como Spotify, SoundCloud o YouTube, pero además también en las redes sociales como Facebook o Instagram. Muchos se han hecho conocidos por las covers que subían a internet, y a partir de esa fama empezaron a crear sus propias canciones: grandes artistas españoles como Sweet California, Xuso Jones y Pablo Alborán; pero también gigantes internacionales como Ed Sheeran, Shawn Mendes, Alessia Cara o incluso Justin Bieber.

Xuso Jones se hizo famoso con esta cover de ‘Beautiful Girls’ de Sean Kingston

Hemos preguntado a varios artistas independientes qué es lo que los motiva a hacer covers, y algunas de sus respuestas han sido:


Las covers que elijo hacer son de canciones que me transmiten algo, para que al realizarla yo se transmita esa misma emoción pero con un toque mío

@joanetmiralles


Hacer covers me sirve para lograr tener más alcance de público. Es importante que la gente pueda participar e interactuar para sentirse parte de la música, y eso puede conseguirse al cantarles canciones que ya conozcan

@nereadevico

Hacer covers es una manera fácil y divertida de promocionar lo que haces, siempre que le des tu estilo y no sea una copia exacta de la canción original, si no, ¡no tiene gracia!

@marinamoonofficial

Sin embargo, aunque hasta ahora todo suena muy bien, hay una nota que chirría en todo este asunto… ¿Qué pasa con los derechos de autor? Son una cuestión peliaguda y a la que hay que prestarle un poco más de atención que la que le damos. Hace poco te contamos las seis cosas que debes saber sobre ellos, sin entrar en el detalle de las covers, y hoy vamos a acercarnos a ellos para plantear el debate al respecto.


MARCO LEGAL DE LAS COVERS

Aviso importante: no somos juristas ni expertas en derecho. Esto no debe tomarse en ningún caso como una guía para publicar covers.

1. CÓMO SE DEBERÍA HACER

Una cover es una obra musical derivada de otra existente, por lo cual, según los derechos de autor, se debe solicitar permiso al titular de los derechos de la obra para difundirla o comercializarla.

Esa obra original puede estar bajo:

  • A. Dominio público: si han transcurrido más de 70 años desde la muerte del autor. En este caso, se puede usar sin ninguna restricción.
  • B. Bajo licencias de Creative Commons. La obra se puede usar siguiendo los criterios exigidos por la licencia: reconocimiento, adaptación, comercialización…
  • C. Bajo derechos gestionados por una sociedad o empresa editora, a quien se le debe pagar para adquirir esos derechos.
2. QUÉ DICEN LAS PLATAFORMAS DE STREAMING

Spotify y YouTube son dos de las plataformas donde el fenómeno cover tiene más importancia: nos fijaremos en qué se puede y qué no hacer en cada una de ellas.

En Spotify es legal subir las covers sin comprar los derechos ni pagarle a nadie, porque la plataforma paga la licencia necesaria a las discográficas. En Estados Unidos compra las licencias mecánicas que se requieren para trabajar con un producto que lleva copyright, mientras que en España paga a las entidades de gestión un porcentaje por toda la música que tienen.

En YouTube el panorama es un poco más complicado, porque no solo lo que se sube no es solo música, sino también una imagen. Por ello, lo que se requiere en EEUU no es solo la licencia mecánica para reproducir y distribuir la composición musical que tiene copyright, sino también una licencia de sincronización para asociar la canción a unas imágenes. Ambas se deben comprar a agencias y empresas.  

Pero, además, YouTube cuenta con un mecanismo que funciona como una alternativa a la licencia de sincronización: Content ID. Este sistema analiza los elementos de cada uno de los vídeos subidos a la plataforma, para determinar si contienen material con copyright. En el caso de que sea así, envía una alerta al dueño de ese material, que tiene el poder de decidir si bloquea el vídeo, hace un seguimiento de sus estadísticas o lo monetiza insertándole anuncios. Esto es una forma de que el titular de los derechos obtenga un beneficio económico de la cover a la vez que el artista que la hizo no tiene que pagar nada.

3. QUÉ SE HACE EN LA VIDA REAL

Toda esta teoría está muy bien, ahora la tenemos mucho más clara, pero en la práctica no siempre se sigue. La mayoría de los que hacen covers no siguen estos pasos engorrosos sino que directamente graban su versión y la suben a internet, sea donde sea.

¿Tienen repercusiones? La respuesta es: no muchas.

No son demandados ni bloqueados; a veces reciben reclamaciones de Content ID pero al final el dueño de los derechos termina decidiendo qué hacer con el vídeo, y en general permite que se mantenga.

Además, muchas veces las covers se suben a redes sociales como Instagram o Facebook, que no tienen una regulación específica contra esto. También hemos preguntado a varios artistas en estas plataformas y nos han respondido que nunca han tenido problemas al respecto.

EL DEBATE

Con esta vista panorámica de la situación ya estamos en posición de debatir. La cuestión de las covers y los derechos de autor es compleja y un tanto aburrida, pero cuando nos paramos a pensarlo vemos su importancia. Desde El Petirrojo Azul queremos saber qué opinan nuestros lectores sobre el tema: ¡adelante!

¿Una cover es una obra legítima aunque use la creación de otra persona?

¿Está bien que un proceso creativo como hacer una cover esté sometido a tantas restricciones por respetar los derechos de autor?

¿Es bueno que no haya duras repercusiones por infringir los derechos de autor?

Con estas restricciones y dificultades, ¿se protege al autor o se coarta la creatividad de los que hacen covers?

¡Esperamos tus respuestas en los comentarios! También abrimos el debate en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram

Anuncios